Inicio Última Hora Vacuna AstraZeneca no es confiable y siembran mucho miedo ponérsela

Vacuna AstraZeneca no es confiable y siembran mucho miedo ponérsela

257

■ Visítanos en: www.laprensaus.com ■ Like US Facebook: laprensadechicago ■ Follow US Twitter: @LaPrensaChicago ■

Los países latinoamericanos tienen una opción limitada de vacunas que dependen totalmente de las dosis de la farmacéutica anglo-sueca.

Las dudas sobre el efecto que la vacuna anticovid de AstraZeneca podría tener en los casos de trombosis registrados en Europa amenazan la inmunización de millones de personas en América, sobre todo en países con una opción limitada de vacunas que dependen totalmente de las dosis de la farmacéutica anglo-sueca.

Alemania, Francia, Italia y España decidieron suspender de forma preventiva la vacunación con el preparado de la compañía tras la detección de varios casos de trombosis y el fallecimiento de una de las personas afectadas, una enfermera noruega que fue hospitalizada tras recibir la primera dosis.

Los países que han suspendido la aplicación de la vacuna de AstraZeneca han dejado la decisión final en manos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que el próximo 18 se pronunciará al respecto de forma concreta.

Sin más opciones

Mientras tanto, Honduras inició este lunes la segunda jornada de vacunación con un lote de 48,000 dosis de AstraZeneca. Junto al país centroamericano, México, Argentina, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Brasil, Nicaragua y algunos territorios de las islas del Caribe siguen administrando las dosis de la farmacéutica o esperan recibirlas como Panamá.

Hay muchos países donde no existe la “opción de ponerle pausa a la vacunación como sí pueden hacer los países europeos” afirma el profesor de la Universidad de los Andes de Colombia y experto en salud pública, Johnattan García Ruiz.

Sobre todo, en aquellos que dependen del mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi).

Casi el total de las 337 millones de dosis que pretende repartir a países de ingresos medios y bajos de todo el mundo en una primera fase son de AstraZeneca.

Solo en Centroamérica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, y Honduras ya han recibido las primeras remesas de AstraZeneca a través de Covax.

Peligro con los antivacunas

El especialista alertó sobe el peligro de que se genere una situación de “zozobra” que amplíe el miedo al efecto de la vacuna de AstraZeneca, con “el riesgo de que aumenten los movimientos de desconfianza frente a la vacunación y que aun cuando llegue la vacuna (los ciudadanos) prefieran no aplicársela”.

AstraZeneca afirma por ahora que se han examinado los datos de seguridad de más de 17 millones de personas que recibieron su vacuna en la Unión Europa y el Reino Unido y que esta información “no ofrece ninguna prueba de un riesgo mayor” de eventos tromboembólicos.

Una visión que también respalda la OMS, que pidió no ceder ante el pánico y volvió a recomendar a los países que continúen utilizándola. “Por supuesto que debemos hacer un seguimiento de todo lo que ocurre, pero no hay motivos de pánico” declaró la científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan.

El caso de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró por su parte que especialistas mexicanos ya están investigando el tema, “y no se consideran riesgos en su aplicación”.

Además, México tiene un contrato firmado para comprar 79.4 millones de dosis de este fármaco, además del compromiso de producir la vacuna de AstraZeneca en el país.

Pero arrepentirse de la compra no es una opción: “No es que el país pueda rechazar la compra o arrepentirse. Lo que pueden hacer es recibir la vacuna y mantenerla quieta por un tiempo mientras se resuelve la situación y hay más información” añade García.

La confidencialidad de los pactos entre gobiernos y farmacéuticas dificulta saber con detalle los acuerdos y si “por ejemplo hay alguna cláusula que permita a los países salir del negocio en caso de que haya dudas sobre la seguridad o la eficacia de la vacuna”, finalizó el experto.

¿Qué medidas se han tomado?

El Ministerio de Salud de Alemania anunció este lunes que dejaba de administrar inmediatamente la vacuna de Oxford-AstraZeneca, siguiendo así las instrucción del Instituto Paul Ehrlich, autoridad del país en vacunas.

«Esto se debe a la información de casos de trombosis cerebral conectados con la vacunación con AstraZeneca», dijo el ministro de Salud, Jens Spahn.

El ministro dijo que la decisión «no es política». «Todos somos conscientes de las consecuencias de esta decisión y no la tomamos a la ligera», agregó.

Poco después, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que su país también suspende el uso de la vacuna hasta que la AEM se pronuncie.

«Tenemos una guía muy simple: que la ciencia y las autoridades competentes de salud nos informen y actuar como parte de una estrategia europea», dijo Macron.

La misma decisión tomaron Italia y España, a los que se suman a la anterior de Países Bajos, Irlanda, Dinamarca, Noruega, Bulgaria, Islandia y Eslovenia. Fuera de Europa, República Democrática del Congo e Indonesia pospusieron el inicio de la vacunación con esa marca.

¿Qué dicen la OMS y otros expertos?

«Tan pronto como la OMS tenga claro todo el panorama de estos sucesos, las conclusiones y algún improbable cambio de las recomendaciones actuales lo comunicaremos al público», dijo.

«A día de hoy, no hay evidencia de que los incidentes fueran causados por la vacuna y es importante que continúe la campaña de vacunación para salvar vidas y evitemos los casos de enfermedad más severos».

La AEM, que está haciendo su propia investigación de los incidentes, dijo que la vacuna se puede seguir usando.

El regulador de medicamentos de Reino Unido también dijo que la evidencia «no sugiere» que la inyección cause coágulos y pidió que la población se vacune cuando se le solicite para ello.

El profesor Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de la Universidad de Oxford que desarrolló la vacuna, dijo a la BBC que hay «pruebas muy firmes de que no hay incremento del riesgo de coágulos en Reino Unido, donde se han dado más dosis de esta vacuna en Europa».

El derecho a hacer preguntas

La pausa en el uso de la vacuna AstraZeneca no es porque no sea segura, sino porque permite ganar tiempo para que los expertos investiguen por qué un pequeño número de personas que recientemente la recibieron desarrollaron luego coágulos de sangre.

Cuando una enfermedad aparece poco después de la vacunación es correcto preguntarse si tuvo algo que ver o no.

No hay, sin embargo, pruebas de que la vacuna esté relacionada o sea responsable.

En Reino Unido, más de 11 millones de personas ya recibieron al menos una dosis de AstraZeneca y no ha habido signos de un exceso de muertes ni de coágulos. También el regulador europeo respalda la vacuna al decir que sus beneficios están a la vista.

¿Qué dice AstraZeneca?

La compañía farmacéutica insiste en que no hay evidencia de un incremento de riesgo de coágulos por culpa de la vacuna.

Dijo que en la Unión Europea y en Reino Unido ha habido 15 casos de trombosis aguda -un cóagulo en una vena- y 22 de embolia pulmonar -un coágulo que entra en los pulmones- entre los millones de vacunados.

«Cifras mucho menores que las esperadas naturalmente en una población general de ese tamaño y similares a las de otras vacunas contra la covid-19».

«La naturaleza de la pandemia lleva a una creciente atención de casos individuales y al reportar estos casos estamos yendo más allá de los estándares habituales de monitoreo de medicamentos aprobados para asegurar la seguridad pública de todos», dijo Ann Taylor, la médica jefe de la compañía.